RDC. La protección de los civiles ha de ser la base de las nuevas iniciativas regionales que pretenden poner fin a la violencia

Los participantes en los debates sobre la resolución de la crisis de la República Democrática del Congo (RDC) han de establecer la protección de los civiles como base de sus iniciativas, y 11 estados africanos habrían de firmar un acuerdo de paz y de seguridad el 24 de febrero en Addis-Abeba.

Mientras que las negociaciones siguen su curso, la población civil de las zonas del Este de we recommend la RDC controladas por grupos armados sigue sufriendo violaciones de los derechos humanos, especialmente en levitra gel forma de tortura y de maltratos. Además, los enfrentamientos entre grupos armados y el ejército congoleño siguen generando nuevas oleadas de desplazados entre los ciudadanos.

Durante las últimas semanas, el Secretario General de la ONU ha solicitado el apoyo de los Estados africanos para establecer un acuerdo marco de paz que aporte una respuesta global a la crisis y que avance con fuerza en el Este de la RDC. Para ello, debería contar con la movilización del gobierno del país, de los líderes regionales y cialis.com de la comunidad internacional en su conjunto. El Secretario General de la ONU y la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC) también debaten la propuesta del despliegue de large pharmacy discount code una brigada de intervención compuesta por tropas africanas que contará con la participación de la fuerza de mantenimiento de la paz de la Misión de la ONU para la Estabilización de la RDC (MONUSCO) y cuyo cometido será el de frenar el avance de los grupos armados, neutralizarlos y desarmarlos.

El despliegue de dicha fuerza ha de incluir medidas de viagra uk delivery fast protección que impidan el deterioro de la situación humanitaria y de los derechos humanos. En caso de que se formara esta brigada de intervención, convendría desarrollar una estrategia que permita evitar que los grupos armados reaccionen con ataques contra la población local que, según ellos, apoya al ejército nacional. Dicha estrategia ha de incluir programas de desarme, desmovilización y reintegración a largo plazo que convenzan a los miembros de los grupos armados para volver a la vida civil.

La situación de los derechos humanos en el Este de la RDC se ha degradado profundamente desde mediados del 2012 a causa de los combates entre el ejército congoleño y el Movimiento del 23 de marzo (M23). En noviembre del 2012, el M23 se hizo de forma temporal con el control de buy viagra online australia Goma, la capital de la provincia de Kivu del Norte.

Vistas las críticas que recibió la MONUSCO tras la toma de Goma, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó, en enero del 2013, la propuesta del Secretario General de equipar a la MONUSCO con sistemas de vigilancia no armados, comúnmente llamados vehículos sin piloto. Estos vehículos podrán recoger información sobre los movimientos de official canadian pharmacy los grupos armados en el Este de la RDC y permitirán «tomar decisiones rápidamente».

Amnistía Internacional pide que la información de este modo recopilada se emplee para proteger a los civiles de las zonas más afectadas por el conflicto. Será recomendable analizar dicha información con los medios necesarios para hacerlo de forma correcta y generar así un mecanismo de alerta rápido y eficaz que pueda intervenir para proteger a la población civil. Todas las unidades de la MONUSCO involucradas en actividades de protección, como los contingentes militares, han de comprometerse a proteger a los civiles y a reaccionar con rapidez y eficacia en base a la información sobre las amenazas que pesan sobre los civiles, una de las funciones de sell viagra la MONUSCO.

Igualmente, el gobierno de la RDC debe iniciar reformas a largo plazo para poner fin de forma definitiva a los ciclos de violencia y www.altanto.org de ataques contra los derechos humanos que asolan el Este del país.

Amnistía Internacional invita a los gobiernos africanos a poner toda su atención en los elementos del acuerdo que bosquejan las reformas que pondrá en marcha el gobierno congoleño con la ayuda de la comunidad internacional y la MONUSCO, condición sine qua non para acabar con las violaciones de los derechos humanos y del derecho humanitario internacional.

El gobierno congoleño ha de poner en 5 mg cialis marcha de forma inmediata una Reforma del sector de la seguridad (RSS) a nivel nacional con el fin de crear instituciones profesionales y eficaces encargadas de irsolav.com la seguridad nacional que sean capaces de proteger los derechos fundamentales. La Reforma ha de establecer procedimientos para la suspensión o destitución de sus funciones de aquellas personas sospechosas de haber cometido violaciones de los derechos, incluidos quienes tengan puestos de poder. Igualmente, la Reforma ha de garantizar la conservación de un ejército y de un cuerpo de policía organizados que reciban salario de forma regular y que cumplan con su deber de proteger a la población. Para poder luchar contra la impunidad de one day delivery cialis crímenes de derecho internacional, la RSS ha de venir acompañada de una reforma del sistema judicial, incluyendo los mecanismos específicos, tal y como preconizaba en el 2010 el Informe del proyecto «Mapping» de las Naciones Unidas.

Recomendaciones:

* El gobierno de la RDC y la MONUSCO han de intensificar las medidas de protección para poner fin a la violencia contra la población civil del Este de la RDC, por ejemplo instalando patrullas regulares en las zonas con mayor riesgo de sufrir un ataque. La mejora de la capacidad de obtener información, gracias al uso de sistemas más desarrollados, debe servir para reforzar la protección de los civiles contra los grupos armados activos de buy levitra online no prescription la región.

* En el caso de que se organice una brigada de intervención de la ONU o un cuerpo internacional, los países que contribuyan con tropas deben asegurar que estas se encuentran debidamente formadas y levitra testimonial que respetan el derecho humanitario internacional bajo cualquier circunstancia, así como los derechos humanos. La protección de los civiles ha de ser el centro de sus labores y deberán contar con mecanismos que informen de forma pública y regular de que se están respetando las normas.

* La ONU debe garantizar el pleno respeto de la Política de diligencia debida en materia de derechos humanos y rechazar o retirar su apoyo a cualquier entidad, tanto si se trata del ejército nacional como de pfizer viagra canada un cuerpo internacional de nueva creación que opere en el Este de la RDC bajo el amparo de la ONU, en el caso de que haya pruebas claras de que los miembros de dicha entidad desobedecen el derecho humanitario internacional y los derechos humanos. Independientemente de que dicho cuerpo internacional se integre o no en la MONUSCO, debe colaborar directamente con las secciones civiles de la Misión y con los organismos humanitarios implicados, para establecer de forma conjunta planes de evaluación de riesgos y planes de protección específicos antes de i want to buy cialis cada operación.

* Para evitar que los grupos armados lleven a cabo ataques contra los civiles como represalia, el gobierno de la RDC y la MONUSCO han de establecer estrategias de control a medio plazo en la zona para retrasar las ofensivas. Durante este periodo, todas las instituciones implicadas colaborarán para garantizar la seguridad y el estado de derecho y así proteger a los ciudadanos de forma eficaz. Es imprescindible que las fuerzas de seguridad nacionales, en especial el ejército y la policía, estén debidamente organizadas, pagadas y equipadas para que puedan defender a la población local y best dose for daily cialis enfrentarse a las ofensivas de los grupos armados.

* La ONU y la comunidad internacional han de fomentar lo antes posible una reforma integral de los sistemas de seguridad y justicia de viagra online canada no prescription la RDC para frenar las violaciones del derecho humanitario internacional y de los derechos humanos. El programa de reformas ha de elaborarse y ponerse en catholicmediajournal.com marcha en colaboración con la MONUSCO, con expertos nacionales e internacionales y con la sociedad civil, que representará a las víctimas. Con este fin, la ONU y los agentes internacionales deben:

• aceptar las recomendaciones en materia de justicia reflejadas en el Informe del proyecto «Mapping» del 2010 de la ONU y llevarlas a cabo;

• solicitar a la RDC que nombre un alto representante encargado de coordinar la Reforma del sector de la seguridad (RSS) a nivel nacional junto con la unidad RSS de la MONUSCO, quien se ocupará de coordinar el apoyo que la comunidad internacional proporcione a la Reforma;

• conseguir que la RDC se comprometa a poner en marcha mecanismos de selección y control que permitan alejar, suspender o destituir de sus funciones a todos los miembros de las fuerzas de seguridad sospechosos de haber cometido crímenes relacionados con el derecho internacional o de haber violado los derechos humanos. El objetivo es realizar investigaciones y llevar a cabo juicios en los casos en los que haya suficientes pruebas válidas.

Información suplementaria

Desde mediados del 2012, el M23 ha organizado ofensivas en Rutshuru (Kivu del Norte) que se han caracterizado por la violencia contra los civiles, especialmente violaciones, ejecuciones ilegales, reclutamientos forzados y violaciones del derecho humanitario y de los derechos humanos. La inseguridad creada por el ejército nacional y los cascos azules de la MONUSCO, que se volvieron a desplazar a la zona para detener al M23, ha empeorado la crisis humanitaria. En noviembre del 2012, el M23 se apoderó provisionalmente de levitra from india Goma, la capital de la provincia, lo que provocó el repliegue de las fuerzas de seguridad congoleñas. Durante la retirada, el ejército congoleño cometió violaciones del derecho humanitario y de los derechos humanos, concretamente violaciones y saqueos.

La delicada interrupción de los combates entre el M23 y el ejército congoleño, que dio comienzo en viagra online 50mg diciembre del 2012, no ha traído consigo el fin de las agresiones contra la población civil del Este de la RDC. Los enfrentamientos de estas últimas semanas entre los grupos armados y el ejército congoleño han engendrado nuevos desplazamientos de ciudadanos en Kivu del Norte y en Katanga, así como en Maniema, a donde los Maï Maï Raïa Mutomboki han extendido sus operaciones. Los habitantes de las regiones controladas por los grupos armados, especialmente por Nyatura y el M23, también sufren las consecuencias, especialmente torturas y maltratos.

Traducción de Inés Baños

 

DECLARACIÓN PÚBLICA DE AMNISTÍA INTERNACIONAL AILRC-FR - RDC

Índice AI: AFR 62/002/2013 22 de febrero del 2013

Joomla templates by a4joomla